jueves, abril 03, 2008

el 23


Es como una píldora de mucha fe, siempre me acompaña

Salmo 23

El Señor es mi pastor,
nada me falta;
en verdes pastos él me hace reposar
y a donde brota agua fresca me conduce.
Fortalece mi alma,
por el camino del bueno me dirige
por amor de su Nombre.

Aunque pase por oscuras quebradas,
no temo ningún mal,
porque tú estás conmigo,
tu bastón y tu vara me protegen.

Me sirves la mesa
frente a mis adversarios,
con aceite perfumas mi cabeza
y rellenas mi copa.
Me acompaña tu bondad y tu favor
mientras dura mi vida;
mi mansión será
la casa del Señor
por largo, largo tiempo.

En la soledad es mi gran compañera; esta oración la recito día y noche, y cada vez que puedo, apoyándome en ella, me lleno de la intangible fe, para lograr lo mejor tanto para mi como para quienes me rodean.


4 comentarios:

Rocío dijo...

Cuando aprendemos el significado de cada una de esas benditas palabras que componen el salmo 23...

Todo temor, duda o angustia se esfuma.

Totalmente te secundo.

Besos Caballero ...

New Sensation dijo...

Muy buen Salmo! Te comparto también el Salmo 34, es buenisimo!
Saludos, Nelson

Nelson dijo...

Rocío
sin duda es como una pildora para el alma... Mis mejore deseos para ti mi hada..

New Sensation
acabo de verlo , el 34 es muy especial también, tienes un gran gusto para las cosas. Te felicito de verdad.

Un abrazo amiga.

Oswaldo Aiffil dijo...

Hola Nelson! Los Salmos son para mi la parte más bonita de la Sagrada Biblia.
Me gustan todos, especialmente el 23 que citas y el 27.
Gran abrazo!